domingo, 10 de abril de 2011

Molino o aceña hidráulica de los Rebollos. Valdeverdeja, Toledo.

Edificio del que existen referencias en 1641 concretamente en los planos de Carducci.

Es un molino de proporciones considerables y a pesar de las corrientes del rio Tajo que en muchas ocasiones es tapado por completo por sus aguas, se conserva francamente bien, contenía en su interior ocho pares de muelas de granito y está abovedado por dentro.

La piedra fija se denomina solera y la movible sería la volandera.

Es una lástima que estos edificios históricos y tan ligados a los cambios de pueblos y gentes se vayan perdiendo y nadie ponga remedio a esta situación de desamparo y abandono de este tipo de arquitectura.

En las inmediaciones de este molino se encuentran otros dos más: el de los Capitanes y el molino Nuevo y es importante resaltar otro edificio interesantísimo que es la "fábrica de la luz" que aún se conserva bastante bien.



Molino de Los Rebollos.



Muelas.



Detalle del tallado de una de las muelas. Cada cierto tiempo había que tallar nuevamente las muelas, pues con el rozamiento se producía un desgaste considerable.





Muelas de granito.

















Encajonamiento del Tajo.





8 comentarios:

  1. Hola Javier:
    Por lo que parece las dimensiones del molino son bastante grandes y el estado de conservación, aceptable. Ojalá que se conserve durante mucho tiempo. Un abrazo. Antonio Mendoza.

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier, me gustan los molinos. Éstos son visitables como se ven en la foto? no son afectados por el nivel del pantano?
    Sigo desde Valladolid con interés los datos de tu estación y te lo agradezco. Me gustaría contactar contigo. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Claro que pueden ser visitados.
    El nivel del pantano de Valdecañas no le afecta en absoluto, pero sí las crecidas del río Tajo. El molino se encuentra tal y como puedes verlo en las fotografías; las fotos son recientes.
    Mi correo está en el perfil del blog.
    Un saludo.
    Javier.

    ResponderEliminar
  4. Javier Pérez, como residente y amante de Valdeverdeja, le agradezco el interés mostrado acerca de los molinos y los pozos nuevos de mi pueblo. Pero quería apuntarle que toda la localidad está llena de rincones preciosos y el entorno... digno de admirar y no perder detalle!!! Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario Rosa, pues será cuestión de ir descubriéndolos poco a poco. Tengo pendiente la fábrica de la luz, a ver si este otoño puedo acercarme.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Javier, he recorrido recientemente (29-08-2013) el Tajo desde Puente del Arzobispo hasta la desembocadura del arroyo Pizarroso (unos 16 KM) y he pasado por (creo) unos cinco molinos y al final la Fábrica de la luz. Desde luego hemos visto el que tú has fotografiado y todo sigue tal cual. Lo hemos hecho en dos piraguas mi amigo Carlos y yo. Hemos tardado casi seis horas, ya que hemos tenido que coger las piraguas en cada presa y soltarlas a continuación de ellas, el recorrido ha sido precioso a pesar de resultar un poco cansado.
    Te he encontrado porque trato de conocer como se llaman los molinos que hemos visto. si tienes más información sobre ellos te agradecería te pusieras en contacto conmigo
    Gracias anticipadas
    Joselu

    ResponderEliminar
  7. Hola Jose Luis, aguas arriba del molino que ocupa esta entrada está el del Conde y aguas abajo el Del Arroyo y finalmente el de Tani que está próximo a la fábrica de la luz. Puedes ver su situación desde el visor iberpix2, sigpac o mapa topgráfico.
    Enhorabuena por tu ruta y espero poder hacerla algún día (yo también tengo canoa).
    En el ayuntamiento de Valdeverdeja pueden darte información sobre los molinos.
    Un saludo y comparte alguna foto de la ruta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier, gracias por responder (no estaba seguro de que estuvieras atento y activo), anímate y verás como merece la pena, pero la excursión será muy distinta dependiendo del nivel del agua.
      Una dificultad que hemos encontrado es que normalmente cuando debíamos desembarcar, la orilla no era una playa de arena precisamente, sino algunas veces piedras de metros de altura con lo que la operación de bajar de la embarcación no era sencilla y después de escuchar el sonido de la cascada de agua debíamos retroceder hasta encontrar un lugar adecuado, eso para bajar y ver como iba la cosa...
      A veces era al revés, lo que no encontrábamos era la manera de echarnos al agua de nuevo.
      Bueno te cuento esto por si te pones a descender con tu canoa.
      Tengo varias fotos bastante malas (hechas con el móvil), pero solo de la primera parte ya que después de varios vuelques se mojó todo y creímos perder los teléfonos, la documentación, la comida...
      Pero soy novato con esto de los blogs y no sé como insertar la foto.
      Si lo ves fácil dímelo, si no, ya preguntaré a algún amigo y prometo que cuando sepa cómo lo publico.
      Saludos
      Joselu

      Eliminar