domingo, 6 de marzo de 2011

Realizar un semillero sobre suelo.

Voy a intentar explicar como realizar un semillero sobre tierra; con este método nos ahorraremos bastante dinero al prescindir de comprar plantones (que son bastante caros) y podremos sembrar semillas no comerciales; estamos perdiendo material genético "de toda la vida" y es una lástima como nos estamos empobreciendo en variedades hortícolas interesantes que antiguamente se cultivaban y ahora resultan difíciles conseguir.

En primer lugar, vamos a mover la tierra y eliminaremos objetos extraños e indeseables como ramillas, brotes de plantas, piedrecillas; cribaremos la tierra, de esta manera el grosor  del suelo será uniforme y apropiado, seguidamente levantaremos un caballón, lo taparemos varios días (una semana o más) con plástico negro para eliminar patógenos y calentar la tierra.



Detalle.


Haciendo las separaciones de los surcos una vez allanado el suelo.


A continuación allanamos el terreno, podemos utilizar una barra metálica, un palo recto etc y un nivel, con estos elementos no fallamos, la anchura será de 1,20 metros para poder trabajar adecuadamente y la longitud dependerá del número de pies que necesitemos.




Surcos realizados.


Ahora hacemos los surcos todos con la misma separación y profundiad, nosotros lo hemos diseñado con una separación de líneas de 10 centímetros aproximadamente y la profundidad alrededor de 3cm.  Debemos calcular cuantos plantones necesitaremos para nuestro huerto, teniendo en cuenta que en 1 metro cuadrado nos van a germinar alrededor de 1000 plántulas.  Esparcimos las semillas en los surcos y a continuación tapamos con una capa de tierra para enterrar las semillas y  regamos en abundancia hasta que el suelo esté bien empapado, esta acción es importante para no escasear en humedad de la tierra.


Ya tenemos las distintas variedades de semillas.
Con todos los surcos sembrados.


Hacemos la estructura del semillero con varas de sauce (salix sp) o mejor aún de almez (celtis australis), hemos elegido estas especies por la buena torsión de estas maderas. En los dos extremos del semillero vamos a poner dos varas en forma de arco más juntas y clavadas en oblicuo para dar más resistencia al conjunto, seguidamente pondremos la central y todo el entramado estará  atado de principio a fin en todas las varas y de extremo a extremo clavaremos dos estacas para atar las cuerdas.


Formando la estructura con las varas de sauce.


Atando las cuerdas para la correcta formación.

Detalle de la estaca central.


Tapamos todo el semillero con gasa térmica o plástico y lo sellamos bien con tierra todo alrededor y ahora a esperar a que germinen las semillas.
Mucha suerte.

Agradecimientos: A Amelia por sus conocimientos y su buen hacer, a Kiko por su buena disponibilidad  y sabiduría campera, a Sebastian por su ímpetu y por sus "chachos", a Manolo por sus estupendas varas de sauce, a Jorge por su colaboración con el riego y a Carmen por su compañía.



Cubriendo con la gasa térmica el semillero.

Otra vista.

Y otra más.

Semillero terminado.



Semillero ya germinado y Kiko realizando las labores propias de un buen riego artesanal. Fotografía cedida desinteresadamente por Gonzalo R.O.



1 comentario:

  1. Muy bueno el reportaje, creo que es bastante constructivo y seguro que mas de uno va a tomar nota.
    Lo de regar con la lata es muy típico, no se pueden perder las antiguas costumbres.

    Esperamos seguir aprendiendo cosas sobre la huerta artesanal.

    ResponderEliminar